El área de PHF

Ayuda Podenco Filato (PHF por sus siglas en inglés) da gran importancia al hecho de que los perros refugiados se encuentren bien en "algo parecido a un Albergue para animales". Durante su estancia en Refugio, ellos deben de poder vivir lo más pleno posible, incluso si aún carecen en gran parte de lo que hace a un perro tener una vida verdaderamente satisfactoria.

 

Antes de su presentación oficial para la mediación en Internet, los PHF-Podencos han sobrevivido a lo peor. Sus heridas físicas y emocionales están ahí para curarles y por lo general nos hace felices ver los primeros signos de recuperación de confianza en las personas.

 

En algunos casos, se omite deliberadamente la publicación de fotos donde se muestre el lamentable estado en el que algunos de los perros llegan a nosotros.

Antes de que a los perros se les autorice viajar a los hogares de cuidado o a sus adoptantes, son examinados contra "enfermedades del Mediterráneo", son desparasitados, vacunados, castrados y se les pone un microchip y para el viaje, cada amigo de cuatro patas, lleva consigo por supuesto un pasaporte valido para animales en su equipaje.

 

Estamos muy contentos de que nuestros perros refugiados no tienen una pequeña jaula con suelo de concreto, sino que podemos proporcionarles un generoso recinto en un espacio natural, que les otorga espacio para moverse libremente, interactuar y jugar con otros perros y si ellos lo desean, incluso lugares donde se puede reposar.

 

Para todos los perros, gracias también a las donaciones, hay disponibles

suficientes cabañas resistentes a la intemperie y para cuando se agrupan los perros existe un especial cuidado en que los individuos tengan una compatibilidad social, así como en la separación de los machos y hembras no castrados; para evitar sustancialmente los accidentes o peleas. Una (aun ampliable) "estación de cuarentena" está también disponible. Incluso los paseos se hacen tan a menudo como haya tiempo restante o cuando se encuentran a voluntarios fiables para llevar a cabo dicha tarea.

 

Debido a que el recinto y los perros son limpiados regularmente, hay agua potable siempre disponible, todos los perros son alimentados diariamente y cuando es necesario se les da suplementos alimenticios y se les otorga asistencia médica, en la medida de lo posible, esto es una cuestión de rutina para nosotros.

 

Tener que rechazar las solicitudes de colegas protectores de animales que aplican para la admisión de sus perros en PHF-Refugio (listas de espera), no es sencillo, pero para poder mantener nuestros estándares, tenemos que limitar el número total de perros viviendo aquí que se encuentran en dificultades, tratamos de mantener libres permanentemente de uno a dos lugares para emergencias graves y tomamos a nuevos perros, solamente hasta que un par de ellos hayan sido puestos en buenas manos.

 

¡A pesar de todo el esfuerzo y el trabajo que hacemos todos los días, esto no significa que nuestros perros tienen un hogar propio permanente y que sus necesidades de cariño, cuidado y ayuda sea menor a las de otros perros refugiados en Albergues para animales (en el extranjero)! También aquí hay perros que sufren gravemente de "estrés", perros que tienen una mayor necesidad de tranquilidad que otros, perros que no quieren pasar tiempo o compartir la atención con muchos otros perros.

 

 

Para cada perro refugiado buscamos el medio ambiente correcto y la gente adecuada...

1/14